El desayuno equilibrado debe estar compuesto por:

Cereales: Pan preferiblemente elaborado con cereales completos, tostadas o bien cereales de bajo contenido en azúcares y materia grasa. El consumo de cereales por la mañana es importante para obtener entre el 50% y el 55% del aporte diario recomendado de glúcidos.

Leche: Un vaso de leche, un yogurt o queso fresco… Ayudando a cumplir con la recomendación de tomar 3 productos lácteos al día y a garantizar así los niveles adecuados de vitamina D en nuestro organismo.

Fruta: Una manzana, un plátano o dos albaricoques; o como alternativa, un vaso de zumo de frutas con el fin de variar las fuentes de vitaminas, minerales y fibras.

Una bebida: Café, té, o chocolate caliente, combinando a la vez bebida y producto lácteo.

Ejemplos de desayunos equilibrados:
mariaBiscuit
Kcal: 271 Proteínas: 7.6 g Hidratos de carbono: 42.1 g Azúcares: 27.3 g Grasas: 8.2 g de las cuales saturadas: 4.5 g Fibra: 6.3 g Sal: 0.2 g
Kcal: 307 Proteínas: 6 g Hidratos de carbono: 36 g Azúcares: 22.3 g Grasas: 10.9 g de las cuales saturadas: 3.9 g Fibra: 2.9 g Sal: 0.2 g
Kcal: 227 Proteínas: 7 g Hidratos de carbono: 33 g Azúcares: 26.3 g Grasas: 7.8 g de las cuales saturadas: 4.3 g Fibra: 2.8 g Sal: 0.1 g
Kcal: 366 Proteínas: 9.7 g Hidratos de carbono: 53 g Azúcares: 29.7 g Grasas: 9.6 g de las cuales saturadas: 2 g Fibra: 4.9 g Sal: 0.3 g