¡Qué buenas son,
las galletas Fontaneda!

Hace más de 140 años que Fontaneda tiene un papel fundamental en los desayunos y meriendas de todos los españoles, alimentando los valores de tradición, familia y naturalidad.

Viaja con nosotros en el tiempo y conócenos un poco más.

El sabor de la tradición

Nos remontamos al año 1881. En una pequeña confitería de Aguilar de Campoo (Castilla y León), Eugenio Fontaneda se dedicaba a elaborar chocolates, galletas en hornos de leña y bizcochos de la forma más artesanal y tradicional.

Galleta La Buena Maria Fontaneda
De generación en generación

En 1921 el negocio pasó a las manos de su hijo Rafael, quien vivió desde niño entre harinas y hornos junto a sus padres. El mismo se dedicó a amasar la tradición que llega hasta nuestros días y con él surgieron las inconfundibles galletas María.

Galletas Fontaneda
Fontaneda crece

Rafael fue el responsable de la modernización de Fontaneda y del despegue definitivo de la marca. Fue innovando en sus productos y métodos de producción y, poco a poco, Fontaneda se fue consolidando como líder en España en el mercado de las galletas.

Galletas Fontaneda
Familia, naturalidad y tradición

La crisis del sector supuso el cierre todas las factorías aguilarenses. Por eso, en 1996 la multinacional Nabisco adquirió Fontaneda. Sin embargo, tan solo 10 años más tarde, pasó a formar parte de Kraft, actual Mondelez International. A lo largo de todos estos años, en Fontaneda hemos cuidado y mantenido nuestros valores. Siendo la familia, la naturalidad y la tradición lo que más nos caracteriza.

Madre e hijo comiendo galletas
Fontaneda para todos

Manteniéndonos fiel al consumidor, en Fontaneda hemos seguido elaborando galletas al gusto de todos a fin de adaptarnos y satisfacer las necesidades de nuestros consumidores. De este modo, hemos seguido creciendo y ampliando nuestras gamas. En el año 2019 nacieron las Digestive Finas, una de las innovaciones más exitosas.

Familia desayunando
Cuidando lo nuestro, cuidamos de ti

Des del año 2011 en Fontaneda creamos de la mano de nuestros agricultores el programa Harmony, un conjunto de buenas prácticas en las que se defiende la localidad del grano, la sostenibilidad, la biodiversidad y la calidad de las semillas de trigo. En Fontaneda, no solo cuidamos de lo nuestro, sino que también cuidamos de ti.

Manos con trigo